Mercedes Jama: "Mi casa fue salvada por ángeles vestidos de ADRA"

Jama, Manabí Jessica Mercedes Jama tiene 34 años, es madre soltera y tiene a su cuidado 5 niños que los considera el amor de su vida, en su casa vive también con su madre de 73 años, Jessica es el único sustento de esta familia. Al recordar la noche trágica del terremoto su voz se quiebra y sollozante cuenta los segundos más largos de su vida.

En la noche del sábado 16 de abril del 2016, siendo las 18:58, se encontraba dentro de su humilde vivienda de madera en la compañía de su madre e hijos, “cuando todo empezó a moverse, no sabíamos lo que estaba pasando, recuerdo que busqué inmediatamente a mis hijitos y tratamos de salir inmediatamente de la casita que se caía, al no ver a mi mamita entré a buscarla y estaba tendida en el suelo, con la ayuda de mi hija de 13 años la sacamos, estaba golpeada pero con vida, todos estábamos con vida Gracias a Dios”, menciona Jessica.

Al día siguiente teniendo a mi madre golpeada llamé a mis hermanos para llevarla a atender en un doctor, por la tarde regresamos a nuestra casa o lo que había sobrado de ella, cuando llegamos fue muy triste ver que todo lo que tenía estaba destrozado en el suelo, con lágrimas en los ojos abrasé a mis hijos y les dije que todo estará bien ya todos estamos con vida;  nos pusimos a recoger lo que aún servía y a buscar como pasar la noche, con la ayuda de unos vecinos y mis hermanos logramos armar un refugio donde pasamos la noche.

Con mis hijos empezamos a desarmar lo que quedaba de nuestra casa, no sabíamos que hacer ya que no conozco de construcción, pero algo tenía que hacer, así que al terminar de desarmar, una pareja con un niño pequeño preguntó en que podía ayudar; yo respondí si es que sabía de casas y su respuesta fue “que no, pero algo se podría hacer”; acepte la ayuda ya que se requería de la fuerza de un hombre para las cosas fuertes, al día siguiente él se acercó con unos amigos en la que se ofrecieron a reconstruir mi casita, les pregunté cuanto  me costaría eso y su respuesta fue “la cuenta fue saldada por Dios”, en ese preciso momento sentí que las oraciones elevadas a Dios fueron escuchadas.

Estos muchachos empezaron como hormiguitas a reconstruir mi casa, al no saber leer ni escribir me interesó conocer que decían en sus camisetas y les pregunté; y decía “Voluntario ADRA” en la que pregunté qué significaba eso de ADRA y su respuesta fue Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales, no sabía qué era eso pero también quería pertenecer a su organización, ya que con ellos sentía que Dios estaba con ellos; y sin miedo les pregunté cómo puedo pertenecer a su grupo.  Ellos me supieron decir que yo y mi familia, ya somos parte de ADRA y eso me hizo sentir muy feliz, y ahora puedo seguir con el trabajo de limpieza de viviendas y así sustentar a mi familia, dando la oportunidad a mis hijos de estudiar lo que no tuve cuando era niña.

Por eso y mucho más “Gracias a los de ADRA”  ADRA Comunicaciones 

Facebook ADRA Ecuador

ADRA en Twitter

ADRA Recomienda

http://www.adventistas.org/es/voluntarios/
http://www.vidaporvidas.com/es/
http://rompiendoelsilencio.org/
http://www.adventistas.org/es/adra/
http://www.adra.org/site/PageServer